domingo, 5 de septiembre de 2010

Taylor Lautner obtiene 40 000 dólares por acuerdo extrajudicial y los dona

El licántropo más atractivo y depilado de la historia del cine (en su versión humana), Taylor Lautner, ha obtenido reparación por la informalidad del propietario de un concesionario de caravanas, que no le entregó en la fecha contratada el vehículo comprado por 300 000 dólares. El abogado del joven actor declaró que los 40 000 dólares de la indemnización irán a parar a una organización de caridad, Lollipop Theater Network, que organiza proyecciones de cine a niños hospitalizados.

El caso se remonta a meses atrás, cuando Taylor iba a filmar su película "Abduction" y como otros actores quiso tener su propio camión-caravana trailer, acondicionado a su gusto, para descansar entre toma y toma. Por ello, se dirigió al concesionario McMahon RV, en Irvine (California) y encargó un modelo Affinity Country Coach 2006 que debía estar listo para junio, justo antes de iniciar el rodaje de su film, dirigido por John Singleton, un "thriller" de acción y suspense en el que el protagonista de "Crepúsculo", "Luna nueva" y "Eclipse" interpretaba a un muchacho que sospecha que quienes cree son sus padres podrían no serlo, después de descubrir una foto infantil suya en una web de personas desaparecidas.

La caravana no llegó a tiempo y dos meses después los abogados de Lautner presentaron una denuncia judicial por incumplimiento de contrato y fraude contra el concesionario californiano. Deseoso de hacerse publicidad, el informal dueño del negocio, Brent McMahon, convocó una rueda de prensa para proponer al actor un enfrentamiento público entre ambos haciendo flexiones. Si ganaba el actor le pagaría 40 000 dólares en metálico, y si era él capaz de hacer más flexiones que Taylor, donaría esa misma cantidad a cualquier ONG.

No le hicieron caso, pero las negociaciones para evitar un juicio terminaban esta semana y el abogado de Lautner, Robert Barta, anunció que sin ningún tipo de concurso atlético, McMahon aceptaba indemnizar a su ex cliente con 40 000 dólares, y que el actor de 18 años había decidido donar la cantidad a la Lollipop Theater Network, una organización caritativa cuya principal actividad es organizar proyecciones de películas a niños enfermos crónicos o graves, hospitalizados, las mismas que simultaneamente se ven en salas normales de los Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario